22 de junio de 2011

Corre Lucía corre

Corre Lucía corre.
Catch me if you can...

Lucía agarró el libro, lo tiró por la ventana, miró al cielo y escupió miedo.
Sus ojos abiertos inyectados en sangre, podían casi imaginar algo que inevitablemente le pasaría. (pensaba)
Salió del cuarto y caminó por un pasillo negro, mientras hundía sus uñas en el cemento de las paredes que aún estaba fresco. Respiró una estrofa escondida en su garganta.

Entró en un laberinto; no le costó salir . “En cualquier momento llegan”, rumió.
Estaba mas que convencida de que todo se desarrollaría como ella lo había profetizado.
Es el fin, el comienzo del fin,"la burbuja que cae arriba de mi cabeza me dicta las palabras que debo decir. Si fallo me matan. Debo responder al pié de la letra lo que me pregunten, lo que me pregunten, lo que me pregunten."

Se sentó en el piso de la habitación, encendió un cigarrillo, y se miró las manos.
Todavía no tenían sangre “pero ya la tendrán”, rió. Frunció su cara, se miró al espejo, y rogó que Dios a último momento modificara su suerte.




Ellos la querían, la querían muerta. Ellos deseaban imperiosamente que falle, se equivoque, y así, y así, poder matarla...
Lucía era un personaje de una novela de un tal Willson Faderbierkcs. Que de un día para el otro cobró vida, y se salió de la historia. Faderbierkcs, y su grupo de editores la estaban buscando para meterla en la historia de nuevo. Sabían que la única forma de que ella regresara al relato, era que desapareciera del mundo físico. O sea, su muerte.
En la novela Lucía era una mujer casada con un ingeniero. Los padres de ella habían decidido esa boda, ella nunca lo amó. El, Jonás, era un hombre “simple y bueno” según palabras de ella. El problema era con el padre de Jonás. Este abusaba sexualmente de Lucía, se la cogía de prepo, la hostigaba verbalmente, la golpeaba. Le decía que él, al fin y al cabo ya había decidido su suerte. Que el se encargaría de eso. 'Cuando me canse de vos, de tu aire, de tu cuerpo, de tu aliento, de tu piel, te mato guachita, ¿Me entendés?'



La novela se vendió por millones apenas publicada, lo que querían evitar el autor,
asesores y editores, es que Lucía desapareciera definitivamente de la historia, de las páginas! Y ésto iba a suceder si no la encontraban en las próximas 4 horas. Ese era el plazo, si la hallaban y la mataban a sangre fría, se podían quedar satisfechos. Si no, el libro ya no tendría sentido y la gente se agolparía a devolverlo .
Quedaría una historia insignificante, ya que Lucía no estaría allí..
Ella se arrodilló y oró : 'Perdón, perdón oh Padre oh Dios mío, solo quiero implorarte que me protejas, que no permitas que el malvado escolte mis caminos. No quiero morir. Yo vivía en páginas, de repente me escapé de ellas, me hice carne. Ahora los malos buscan asesinarme para poder llenarse los bolsillos, vender millones de libros, en una historia donde mi personaje de todas formas siempre estará amenazado."

"Creo que tengo derecho a vivir, ya que me dejaste salir de la ficción para tornarme en realidad, protéjeme oh Padre que en los cielos te encuentras. Envía ángeles que acampen alrededor mío."
"Para que cuando se haga la hora en que ellos vengan por mí , yo sea la que termine con ellos." Entonces tomó un cuchillo y se quedó esperando... Cuando ellos llegaron los mató uno a uno. "Fue el Señor el que me dió fuerzas sobrenaturales..." Se repitió y repetió toda su vida cuando recordaba la matanza.

18 comentarios:

sonoio dijo...

bellísimo srta caro y espero con todos deseos que pueda volver comentarla... casi como la srta que de su relato

un beso grande caro carito pe

efa dijo...

Entre la rosa púrpura del Cairo y Stranger than Fiction!
Realmente un texto logrado Caro, felicitaciones!
Salud

Carolina dijo...

Caro, que buen cuento!
Es un thriller muy original.
Besos.

Hugo dijo...

Me gustó, me gustó.

A ver si escribe más seguido, eh.

El señor H dijo...

me encantó el relato.

buda dijo...

Que buena historia Caro,pero como en la vida real,cuando algo o alguien es molesto ya se sabe...

Un besico

f dijo...

un recurso interesante. stephen king lo usa en la mitad oscura. por acá arriba nombran la película la rosa purpura del cairo.

muy bien logrado,

salú!
y buena vida...
f

El Gaucho Santillán dijo...

Buen relato.

Me recordò a un cuento de Harlan Ellison : "el señor de las agujas".

Un abrazo.

Dany dijo...

Los personajes son prisioneros. Cuando cobran vida, acostumbrados a los sentidos, son capaces de cualquier cosa. Un beso.

Pablo dijo...

Que buen final, que lindas son las venganzas

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. Me pareció una idea muy interesante. Supongo que nadie quiere nunca tener que volver a su celda. Los personajes de ficción no son la excepción.

Un saludo.

laura dijo...

buenísimo, obvio que no iba a querer volver al encierro que significa vivir una vida de novela...

me encantó la idea
besos

José A. García dijo...

Después de tanta oscuridad, tanta luz...

Así son las mujeres, siempre en los extremos, che, así no se puede...

Saludos

J.

Jooh dijo...

Gracias! Vos lo escribiste al texto? Un abrazo :)

Caro Pé dijo...

Hola a todos! Generosos comentarios che!
Hola Jooh, sí es mío el texto. Por eso mi etiqueta maravillosa, Ansias de Literata.
Tengo ansias, viste...

Por ahí hay continuación de este relato.

Abrazo bloker a todos.

40añera dijo...

Me encantaaa!! es muy interesante tu relato
Un besote y no corras escribe! que se te da bien

Berserkwolf dijo...

muy bueno,y jeje que bien que tiene continuacion(sgun leo jeje)

Lao dijo...

Muy buena tu historia Caro. Interpreto que la protagonista de la historia se quería escapar al mundo real, donde también también ocurren historias como ésta, precisamente afuera de los libros. Tenes imaginación como para abrirte camino como escritora,si es esa tu aspiración. Un beso.