28 de agosto de 2011

El día que Laura se fué, allá lejos y hace tiempo (y la importancia de llamarse Laura)

Las palabras que salen de mi boca tienen sangre, licúo mis penas en un enjambre.
Las palabras que escupiste la otra noche, desvastaron mi fé, la poca fé que me quedaba.
Angustiosa, no, no, no quiso irse la fé, pero yo la partí en mil pedazos.
Me contaron que mi angel guardían, y los arcángeles, estan enojados contigo, porque las palabras que salen de mi boca tienen sangre. Porque escupiste tus miserias con barbarie.
Dicen que alto precio pagarás, por el terrible daño que causaste. Un desastre siniestro a los ojos de todos los que saben.
No hay justificación, quizás con los años perdón, si es que me vuelvo misericordiosa, sino no.

A las palabras que salen de mi boca las arañaste, te reíste, te mofaste. Y las palabras que salen de mi boca son certeras, no embusteras.
Así que no me importa tu opinión , yo me fuí, me fuí, me voy.

Y si las palabras de mi boca tienen sangre, no dejaraán impunes tus crímenes, aquellos que mis ojos se vieron obligados a mirar, y soportar. Mataste mi sociego, mi esperanza, mi consuelo. Asesinaste todos mis sentimientos, que se retrajeron en duelo.

¿Pero sabés qué? Pensé que nunca escaparía del hechizo o lo que sea que me hiciste,y terminó, y Aleluya digo yo, por mí; y también por vos... . Sí el perdón, pero juro por lo que sea, que ya nadie esperará mi vuelta.

Me comí las ganas de matarte, me morfé uno a uno tus caprichos perversos. Mi alma en un momento pareció desmayarse, y ves...ves? Las palabras que me salen de la boca tienen sangre.

El rojo, sí el rojo sangre. La libertad se siente linda, y así debe ser. No comprendo a la gente que se ata a personas , cosas, dinero, objetos. O sí, no sé.
Libertad es libertad, Las palabras que salen de mi boca tienen sangre, ¿Por qué será? Por los crímenes que nunca me ocultaste, mataste una ilusión mía, un sueño, un anhelo, un desvelo, una pasión irrefrenable. ¿Y sabés qué? Las palabras que salen de mi boca tienen sangre.
Tienen sangre porque conocen tus grandes miserias, y el como me trataste, me mentiste, me engañaste! Las palabras que me salen de la boca tienen sangre.
Fuí casi tu rehén, confieso que al principio me gustaba , hasta que la cosa se puso muy álgida.
Qué ibas a esperar en las próximas noches ¿matarme? Las palabras que salen de mi boca tienen sangre.
¿Sabés qué? Hay algunos allá afuera,dispuestos a amarme. Tu carisma y esa química que teníamos me puso ciega. Te hice, te construí casi un templo.
¿Pero sabés que? Ya esa química no me retiene a tu lado. Conocí nueva gente dispuesta a ayudarme. Las palabras que me salen de la boca tienen sangre. Y ellos las escuchan sin juzgarme.
Sos miserable, "¿quien no tendrá miserias?" (me dirás vos) Y, tenés razón, pero en ésta me ganaste.
Hoy corte lazo, y pronto, las palabras que salen de mi boca, ya no tendrán sangre, tendrán , miel, sal o vinagre, depende del menú que se prepare.

No hay peor sangre que la que hace correr la traición ,y la mentira.



11 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

No hay terreno más agrio que las miserias del ser amado. Si no se puede transitar, no hay por qué buscar culpables.


Un saludo.

Zambullida dijo...

Tú misma lo dices: "te construí casi un templo". Esa necesidad de ser amados a toda costa nos ciega y, a la postre, nos destruye. En el verdadero amor, el que nutre, no hay idolatrías y aun cuando exista también un momento inicial de cerrazón, de ceguera, hay también discernimiento para saber que lo que atrae no siempre conviene, aunque resulte apetitoso al paladar y a la vista. El enamoramiento es involuntario. Amar, por el contrario, es fruto de la voluntad; uno decide o no seguir adelante en función de lo que la razón, pese a que el corazón vaya por otro carril, sugiera.

No sé si lo que escribes es real o un simple relato. Sea lo que sea, entiendo muy bien a su protagonista. He pasado por ello, pero ya no, ya no.

Alelí dijo...

qué fuerte!

me gustó mucho Caro! la sangre está en todas las letras de tu post.

Carolina dijo...

Bravo por Laura, logro romper el hechizo que la tenia presa. Al fin descubrio que cosas hermosas la esperan.
Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

Que bueno.

Al final, rompio cadenas.

Buen relato.

Un abrazo.

efa dijo...

Palabras Certeras, no embusteras.
Mejor que lo que venga sea sólo vinagre.
Me ha gustado leer tu diatriba.
Beso mujer!

40añera dijo...

Aplausos a Laura que porfin rompió cadenas esas que la ataban a la traición, dolor y mentira .
Bravo por la escritora!!!

Hugo dijo...

O se cicatriza o se muere desangrado.

No hay otra.

Dany dijo...

Creo que lo mejor es la noción de que en el afuera hay muchos dispuestos a amar. No por algunas miserias que todos tenemos se és miserable. Miserable es estar corrompido por las miserias. Muy bueno. Un beso!

Mariano dijo...

Puede que no haya justificación, pero con los años lo que no hay es perdón. Con los años hay olvido. Muchas veces no perdonamos, sólo olvidamos. Solemos disfrazar una cosa por otra.
Especialmente cuando se seca la sangre.

ojo dijo...

Cosas maaaalas
tiene la viiidaaaaa... ♫

Saludos, Caro Pé